Toxina botulínica

Produce una relajación de los músculos del tercio superior de la cara con la finalidad de atenuar y suavizar las arrugas de expresión.  Así mismo,  corrige  asimetrías e inestetismos faciales propios del paciente. Está indicado principalmente en arrugas del entrecejo, patas de gallo y las frontales.

 El resultado es espectacular, ya que únicamente desaparecen las arrugas no deseadas, sin alterar la expresión facial  natural del paciente.

El tratamiento se realiza en una única sesión,  no necesita anestesia y el paciente puede incorporarse inmediatamente a sus actividades cotidianas. Se realiza un control a las 2 semananas para valorar un posible refuerzo en el tratamiento.

 Los resultados de la primera sesión suelen durar entre 4 y 6 meses según cada paciente.